EL CIUDADANO

¿LE ENTREGÓ LAS LLAVES DEL PODER AL PUEBLO?

El presidente en ejercicio, Horacio Cartes, luego de firmar la normativa ante la atenta mirada de sus pares del Poder Legislativo y el Poder Judicial, manifestó respecto a la Ley N° 5282/2014: “Que todos los paraguayos tengamos acceso a las actividades del Gobierno es uno de los primeros pasos para cambiar de una vez por todas las malas costumbres. Cuando hay transparencia, la gente vuelve a estar por encima de los intereses personales, porque le entregamos las llaves del poder al pueblo, para que el pueblo mismo sea contralor del gasto público.

Es así, que el Paraguay se adentró en la lista de los países democráticos, en donde el Gobierno está al servicio del pueblo, y el pueblo ve y sabe cómo se maneja el dinero que es suyo y con medidas como estas que son permanentes, no solo un parche, harán posible la construcción de un país mucho mejor, con oportunidades para el progreso”. Por supuesto que antes de estas declaraciones del presidente Cartes y jactándose de que fueron los únicos hacedores de que hoy contemos con esta herramienta tan importante para la democracia paraguaya, vale recordar que la pre-ley de acceso a la información y con el incansable batallar de la sociedad civil, el día 26 de julio de 2007, el señor Félix Picco Portillo, utilizando el formulario que provee el Centro de Acceso a la Información Pública de la Defensoría del Pueblo solicitó al Intendente municipal de la ciudad de Lambaré “copia del Presupuesto aprobado para el año 2007, proyectos de royalties para el Municipio y cantidad del personal nombrado y contratado, discriminado por área y cargo que desempeñan”.

La Defensoría del Pueblo inició una nueva acción de amparo en representación del señor Picco Portillo, esta vez requiriendo la entrega de la información pública solicitada por él. La jueza resolvió “rechazar la acción de amparo (…) por improcedente”. Contra esta sentencia, el día 12 de febrero de 2007, el Defensor del Pueblo interpuso y fundó en nombre del ciudadano los recursos de nulidad y apelación. En su sentencia la Sala de Apelaciones dejó sentado que el derecho de acceso a la información pública es un derecho humano fundamental, esencial para el sustento y consolidación del sistema democrático en el Paraguay, a través de la participación ciudadana en el control de la gestión pública: “La incorporación del derecho a la información en el catálogo de los derechos fundamentales del ser humano es relativamente reciente. En nuestro sistema constitucional ha sido incorporado en el art. 28 de la CN.

Este derecho encuentra su justificación en el derecho más genérico, esencial a las democracias deliberativas y participativas, de formar libremente las opiniones y participar de modo responsable en los asuntos públicos; contribuye a la formación de la opinión propia y la pública, que está estrechamente ligada al pluralismo político. Se constituye así en un instrumento esencial de los asuntos que cobran interés en la vida ciudadana y colectiva, y que condiciona la participación en el manejo de ‘lo público’, es decir, el sistema de relaciones e interrelaciones que constituyen la trama básica de sustento de la convivencia democrática”.

Pese a la forma clara en que el derecho al acceso a la información pública se encuentra reconocido en la Constitución Nacional, resulta generalmente difícil que un ciudadano/a obtenga hoy algún informe solicitado a una institución pública. El cumplimiento espontáneo por parte de los organismos públicos es variable: algunos organismos contestan inmediatamente ante los pedidos, mientras que otras instituciones se niegan a brindar la información, especialmente la relacionada con cuestiones presupuestarias.

 

En casos en que los pedidos han llegado a realizarse a través de la vía del amparo, generalmente se ha negado la información en base a dos causas principales: errores en la vía procesal instaurada y afectación a otros derechos, tales como la privacidad. En definitiva, como vemos que la moda es entregar llaves de viviendas populares, sería bueno que también no solo el Ejecutivo sino los otros poderes del Estado, se sumen a la moda de entregar la llave del poder al pueblo, o sea la llave que ayude a abrir las puertas de la transparencia, de forma verdadera y no de discurso, para dejarnos habitar en un país con instituciones creíbles.

EDIFICIO DEL MEC PERMANECE EN TOTAL ABANDONO Y COMO REFUGIO DE ADICTOS PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Redaccion Central   
Sábado 12 de Agosto de 2017 09:53

El inmueble, desde su compra por una cifra millonaria en 2009, nunca dejó de ser un aguantadero de los marginales. Los peatones optan por evitar esa esquina, ya que en la zona hubo muchos asaltos.

La esquina de Pdte. Franco y 15 de Agosto, al caer la tarde, se convierte en un sector oscuro iluminado a tientas y solo en ocasiones por el farol de un poste del tendido eléctrico. Ahí, en pleno corazón del microcentro capitalino, permanece en total abandono el edificio Excelsior adquirido –en 2009– por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

Pese a estériles intentos de aislar el predio con un muro de chapas, el sitio sigue habitado –hasta hoy– por personas marginales que usan el sitio como aguantadero. En esa esquina, muchas personas fueron víctimas de robo.

Pese a que desde el MEC hablan de que el edificio cuenta con guardia permanente, la presencia policial es hasta casi testimonial, simbólica. Existen, sí, uniformados apostados en los alrededores, pero nada hacen por evitar que la propiedad sea vulnerada por extraños. Por las noches, móviles de la Policía Nacional patrullan en la zona porque en esa cuadra, como en las siguientes, existen restaurantes y bares nocturnos.

En ocasiones, algunas personas sellan con maderas y clavos la maltrecha valla de chapa. Pero, al día siguiente, otra vez puede verse a personas entrar y salir por debajo o en medio de las chapas puestas alrededor del inmueble.

Todo esto ocurre, incluso, a plena luz del día. "Nadie quiere esperar colectivo ahí", dice un vecino que reside en un edificio cercano al inmueble abandonado.

TRANSFERENCIA. Tras años de litigio judicial, este año se consiguió que el título del inmueble pase a nombre del Ministerio. "Recién ahora se están regularizando las documentaciones. Los propietarios pagaron los impuestos y se va a transferir a nombre del MEC ya oficialmente", refirió Herminio Lobo, viceministro de Culto.

Una vez que se termine el traspaso, acotó, el ente buscará los recursos necesarios para reacondicionar el edificio y mudar parte de las oficinas operativas de la cartera de Estado.

A criterio de Lobo, no obstante, los despachos y gabinetes del inmueble en cuestión no "son funcionales" a lo que precisa el MEC. "Hay gente interesada en el edificio; de repente se puede ver la posibilidad de venderlo o de cambiarlo por otro que sea más funcional al Ministerio", expuso y acotó que posee "oficinas muy chicas".

Caro e inservible

El edificio tiene casi 10 mil metros cuadrados, una torre de 10 pisos, más una terraza, un área comercial de dos pisos y una cochera como para cuarenta vehículos. Fue adquirido por el MEC por USD 3 millones, en un dudoso procedimiento que le costó la imputación al ex ministro Luis Riart, y a otros funcionarios del ente

 

FUENTE: ABC COLOR

 
biotin reverse phone lookup .