EL CIUDADANO

¿LE ENTREGÓ LAS LLAVES DEL PODER AL PUEBLO?

El presidente en ejercicio, Horacio Cartes, luego de firmar la normativa ante la atenta mirada de sus pares del Poder Legislativo y el Poder Judicial, manifestó respecto a la Ley N° 5282/2014: “Que todos los paraguayos tengamos acceso a las actividades del Gobierno es uno de los primeros pasos para cambiar de una vez por todas las malas costumbres. Cuando hay transparencia, la gente vuelve a estar por encima de los intereses personales, porque le entregamos las llaves del poder al pueblo, para que el pueblo mismo sea contralor del gasto público.

Es así, que el Paraguay se adentró en la lista de los países democráticos, en donde el Gobierno está al servicio del pueblo, y el pueblo ve y sabe cómo se maneja el dinero que es suyo y con medidas como estas que son permanentes, no solo un parche, harán posible la construcción de un país mucho mejor, con oportunidades para el progreso”. Por supuesto que antes de estas declaraciones del presidente Cartes y jactándose de que fueron los únicos hacedores de que hoy contemos con esta herramienta tan importante para la democracia paraguaya, vale recordar que la pre-ley de acceso a la información y con el incansable batallar de la sociedad civil, el día 26 de julio de 2007, el señor Félix Picco Portillo, utilizando el formulario que provee el Centro de Acceso a la Información Pública de la Defensoría del Pueblo solicitó al Intendente municipal de la ciudad de Lambaré “copia del Presupuesto aprobado para el año 2007, proyectos de royalties para el Municipio y cantidad del personal nombrado y contratado, discriminado por área y cargo que desempeñan”.

La Defensoría del Pueblo inició una nueva acción de amparo en representación del señor Picco Portillo, esta vez requiriendo la entrega de la información pública solicitada por él. La jueza resolvió “rechazar la acción de amparo (…) por improcedente”. Contra esta sentencia, el día 12 de febrero de 2007, el Defensor del Pueblo interpuso y fundó en nombre del ciudadano los recursos de nulidad y apelación. En su sentencia la Sala de Apelaciones dejó sentado que el derecho de acceso a la información pública es un derecho humano fundamental, esencial para el sustento y consolidación del sistema democrático en el Paraguay, a través de la participación ciudadana en el control de la gestión pública: “La incorporación del derecho a la información en el catálogo de los derechos fundamentales del ser humano es relativamente reciente. En nuestro sistema constitucional ha sido incorporado en el art. 28 de la CN.

Este derecho encuentra su justificación en el derecho más genérico, esencial a las democracias deliberativas y participativas, de formar libremente las opiniones y participar de modo responsable en los asuntos públicos; contribuye a la formación de la opinión propia y la pública, que está estrechamente ligada al pluralismo político. Se constituye así en un instrumento esencial de los asuntos que cobran interés en la vida ciudadana y colectiva, y que condiciona la participación en el manejo de ‘lo público’, es decir, el sistema de relaciones e interrelaciones que constituyen la trama básica de sustento de la convivencia democrática”.

Pese a la forma clara en que el derecho al acceso a la información pública se encuentra reconocido en la Constitución Nacional, resulta generalmente difícil que un ciudadano/a obtenga hoy algún informe solicitado a una institución pública. El cumplimiento espontáneo por parte de los organismos públicos es variable: algunos organismos contestan inmediatamente ante los pedidos, mientras que otras instituciones se niegan a brindar la información, especialmente la relacionada con cuestiones presupuestarias.

 

En casos en que los pedidos han llegado a realizarse a través de la vía del amparo, generalmente se ha negado la información en base a dos causas principales: errores en la vía procesal instaurada y afectación a otros derechos, tales como la privacidad. En definitiva, como vemos que la moda es entregar llaves de viviendas populares, sería bueno que también no solo el Ejecutivo sino los otros poderes del Estado, se sumen a la moda de entregar la llave del poder al pueblo, o sea la llave que ayude a abrir las puertas de la transparencia, de forma verdadera y no de discurso, para dejarnos habitar en un país con instituciones creíbles.

ARZOBISPO DE ASUNCIÓN: "EL PECADO SE HA ESTRUCTURADO EN NUESTRO PAÍS" PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Redaccion Central   
Jueves 07 de Diciembre de 2017 05:55

Monseñor Edmundo Valenzuela exclamó que los jóvenes deben ser protagonistas de la cultura del perdón y la reconciliación. Dijo que junto a sus familias están llamados a "recomponer el tejido social roto".

"La realidad del pecado, del mal, es una constante en nuestras vidas", postuló el arzobispo de Asunción durante su homilía de la misa matinal celebrada en el día nueve del novenario a la Virgen de Caacupé y cuyo lema llevaba por título: "Jesús llama a los jóvenes a ser fermentos de la cultura del perdón y de la reconciliación".
Ante una colmada explanada de la Basílica Menor, Valenzuela apuntó que tanto el odio, los rencores, violencias, esclavitudes "se han institucionalizado" en la sociedad y la define como la "estructura del pecado".
"Cuánta corrupción acumulada, heredada por egoísmos y estrechez de miras; cuántos cálculos políticos errados y decisiones económicas imprudentes, cuántas tragedias y sufrimientos tuvimos en nuestra historia", repasó.
A renglón seguido, sostuvo: "El pecado se ha estructurado en nuestro país como algo ya ineludible; lo vemos en la pobreza extrema de un significativo porcentaje de la población, con todas sus consecuencias sociales y morales como también el atropello a la verdad y a la justicia".
Para el presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), en el plano nacional no se alcanzó todavía la vigencia de la dignidad personal. "Estamos aún lejos de los beneficios sociales para todos, el logro del bien común es aún una meta a alcanzar", reparó.
RECONSTRUIR. El clérigo indicó que ante esta dolorosa realidad se debe anunciar la buena nueva del Señor. "Y Jesús les llama a ustedes jóvenes y sus familias a sanar heridas, recomponer el tejido social roto, devolver la verdad y la justicia junto con el amor cristiano exigente en la conversión para el perdón y la reconciliación", evocó.
Es consciente, empero, que para que haya un país más reconciliado mediante el diálogo y la cultura del encuentro "es preciso el mayor bienestar económico, social, cultural, espiritual para todos los habitantes del Paraguay".
Instó a redescubrir el carácter ético de las personas y de las instituciones. "La estructura del pecado procede del uso de la libertad personal, es la persona quien decide hacer el bien o hacer el mal", expuso.
Refirió que Jesucristo, con el sacrificio de su cuerpo y sangre para el perdón de los pecados, "multiplica el pan de vida" para enfrentar "al cúmulo de violencia, mentira, abusos sexuales, abortos, rupturas de matrimonios, robos, atropellos a la ecología, deforestación –enumeró–. También citó el atropello a la ecología humana con nuevas esclavitudes como la ideología de género, la drogadicción y la caterva (turba de la cultura de la muerte).
Dijo que a todos estos males no hay que tomarlos como obstáculos sino como desafíos, oportunidades para el desarrollo integral, personal, institucional y nacional.
Sugirió usar "correctamente la libertad", puesto que Cristo –parafraseó a San Pablo– "nos liberó del pecado para la libertad".

Episodios de los milagros que perduran

Admirable y bondadosa. Así es considerada la Virgen de los Milagros de Caacupé para sus miles de creyentes, entre ellos el papa Francisco quien ha demostrado su aprecio hacia la considerada patrona de los paraguayos. En torno a la Santísima existe una historia popular que ha despertado la fascinación de los feligreses y se ha transmitido de generación en generación.
El origen de la imagen, según una de las leyendas más conocidas data del año 1600. Fue esculpida por un indígena artesano llamado José, de la misión franciscana. El escultor ingresó a la selva en busca de madera para construcción de estatuas para el templo de Tobatí. En medio del monte lo persiguieron los mbayaes, que se oponían a aceptar la fe cristiana. A punto de caer en manos de enemigos, la Virgen se presenta ante el guaraní, le dice que se refugie "Ka'aguy kupépe" (detrás de la yerba).
Otras versiones comentan que el hombre se albergó detrás de un frondoso árbol y prometió a la Virgen que de dicha madera haría su figura. Los adversarios, cazadores innatos, pasaron varias veces cerca pero no dieron con José.
El hombre logró salvarse y en agradecimiento creó dos imágenes de la Santíma. Una de mayor dimensión, para la veneración de la comunidad de Tobatí y otra más pequeña para su culto familiar.
"A la segunda la talló más hermosa aún, pues era un privilegio para él tener en su hogar una presencia que le recordara en todo momento a su protectora. Lo que no había previsto era que esta estaba predestinada a conquistar al pueblo entero", relató el gestor cultural cordillerano Almide Alcaraz.

 

FUENTE ÚLTIMA HORA

 
biotin reverse phone lookup .